Elías, contra un gigante asiático

elias003bcopia

Pocas personas en el mundo tienen tan clara como Elías la defensa de una causa sin importar sus consecuencias. Este profesor de derecho internacional público lleva 20 años denunciando los crímenes contra la humanidad que ha perpetrado el gobierno chino en el Tíbet desde la década de los 50.

Él es la cabeza, las manos y los pies detrás de la única querella en el mundo que ha llevado a China ante los tribunales por genocidio y por la que se han decretado órdenes de arresto internacional a 5 dirigentes de este país. De Cocentaina hasta la India, fiel defensor de la justicia universal y con la única pasión con la que se puede enfrentar uno a un gigante de tal envergadura, Elías consiguió poner de manifiesto lo que muchos temían: el poder económico es mucho más poderoso que cualquier sistema de justicia formal. (Después de leer la entrevista, Elías nos pide que mencionemos a Alan Cantos, presidente del Comité de Apooyo al Tíbet y querellante principal en la Audiencia Nacional, sin cuya ayuda vital la lucha no hubiese sido posible). 

Nos recibe en su despacho de la Universidad de Valencia. Bromea con que tiene prohibida la entrada a China y se enfada cuando habla de la reforma de la Ley de Justicia Universal que llevó a cabo en solitario el gobierno del Partido Popular en 2014, y que archivó, entre otras, la causa del Tíbet.

Explica que los intereses políticos son demasiado fuertes como para que un caso de esta magnitud pueda prosperar. “ (En la querella) denunciamos a políticos chinos de distintas generaciones, desde militares que participaron en barbaridades en los años 70 hasta Hu Jintao, que en los años 80 fue secretario del Partido Comunista Chino en el Tibet, y por tener mano dura allí, llegó a ser presidente del país 15 años después”, relata Elías.

Obviamente, éstas acusaciones no gustaron nada a China, y menos cuando después de 7 años de juicio el tribunal consideró que efectivamente había habido un genocidio en Tíbet y envió una comisión rogatoria al país asiático para que se presentara a declarar. Ante la negativa, la Audiencia Nacional no tuvo más remedio (después de denegárselo 3 veces a los querellantes) que decretar 5 órdenes de arresto internacional a los dirigentes imputados. Con la Interpol pisándole los talones, el gigante asiático decidió que había llegado la hora de poner fin a esta cuestión.

“Se plantó una delegación china en la Comisión de Exteriores del Congreso y dijo que España tenía que reformar la ley y archivar el caso del Tíbet; o si no, arruinarían el país”, relata Elías todavía con asombro por una injerencia tan directa. En esta reunión del 12 de diciembre y en otras muchas misivas, recados y mensajes diplomáticos revelados por wikileaks, se amenazó a España con el fin del comercio entre ambos países y la liberación del 20% de deuda pública que estaba en manos orientales.

Un ultimátum en toda regla que terminó 15 días después con la tramitación exprés de la reforma legal del principio de jurisdicción universal por el que España tenía competencia para juzgar a China. Una reforma llevada a cabo por el Partido Popular en solitario que dejó totalmente vacía de de contenido la ley de Justicia Universal y que tuvo como consecuencia el archivo de la causa del Tíbet, entre otras, pues gracias a wikileaks se sabe que Estados Unidos e Israel presionaron también al ejecutivo español.

No era la primera vez que esto sucedía, ya que en 2008 se reformó esta misma ley por presiones políticas coincidiendo con la presentación de una segunda querella contra los dirigentes chinos de ese año por la represión violenta en el Tíbet antes de los Juegos Olímpicos de Pekín. Esta denuncia no prosperó y nunca fue admitida a trámite.

Tíbet, una zona estratégica en conflicto

 Pero… ¿qué pasa en el Tíbet para que sea sujeto de tantas represalias? Después de 20 años en la zona, a Elías la respuesta le sale sola: “China considera que Tíbet es su herencia imperial, claro, es un sitio muy estratégico. Está justo en el medio del continente y todos los grandes ríos nacen allí. Controlar el Tíbet es controlar el agua de toda Asia: el Mekong, el Brahmaputra, el Indo… Además, tiene grandes cantidades de uranio y cobre y cumbres de 5.000 metros de altura que China utiliza para poner sus misiles nucleares: sus bases nucleares, de hecho, están allí”, recalca.

captura-de-pantalla-2017-02-24-a-las-11-14-56

China alega que el Dalai Lama (la mayor autoridad de los tibetanos en el exilio) es cómplice de la CIA que le ayudó a dirigir la insurrección contra las tropas chinas en los años 50, década en la que el gobierno de Pekín (liderado por un Mao que acababa de ganar la guerra civil) quiso recuperar su poder en la zona.

Por eso, y solo por eso, llevó a cabo una represión tan sangrienta que aniquiló al 20% de la población, es decir, 1.200.000 víctimas. “Tú hablas con cualquier tibetano en el exilio y todos, sin excepción, tienen a un torturado, un desaparecido o un muerto en su familia…”, asegura Elías, que quiere remarcar que no se trata de un hecho del pasado y que ahora mismo sigue sucediendo. “Y si no… ¿por qué no dejan entrar a nadie de Naciones Unidas, a ninguna ONG a hacer una inspección, o a periodistas a visitar libremente cualquier sitio?”, se pregunta.

Una cuestión de justicia

Precisamente esta injusticia y los testimonios de todas esas víctimas que conoce es lo que le motiva a seguir adelante. Realizó su primer viaje al Norte de la India en 1998, cuando cursaba segundo de derecho. En ese momento no sabía que aquella visita influiría en su vida de esta forma, de hecho, reconoce que estudiaba derecho como podía haber estudiado otra cosa, pero después de conocer la realidad tibetana no pudo mirar hacia otro lado.

“Estuve todo el verano dando vueltas por el Himalaya indio y conocí a muchos tibetanos exiliados que empezaron a contarme su historia… tantas tragedias… en ese momento decidí que haría un doctorado con eso porque me movió mucho el tema y porque era la excusa perfecta para poder volver todos los veranos”, recuerda Elías.

Al principio, le costó encontrar tutor para la tesis porque muchos profesores pensaban que era un tema más político que jurídico. Hasta que al final, la profesora Consuelo Ramón aceptó. “Yo tenía claro que mi tema era la cuestión del Tíbet en el derecho internacional y las violaciones de derechos humanos y si hacía un doctorado era de eso, de nada más”, asiente.

Después de ese primer viaje, empezó a ir hasta allí todos los veranos a recopilar información y a consultar la biblioteca, pues en ese momento no había Internet y la mayoría de libros especializados estaban en Dharamsala. Justo en 1998, salió el auto de procesamiento de Pinochet (dictador chileno juzgado en España por medio de la Justicia Universal) en el que se nombraba el genocidio de Tíbet. Al leerlo, Elías lo tuvo claro: después de su investigación, presentaría una querella contra los culpables.

Lo preparó todo junto con otros abogados y el Comité de Ayuda al Tíbet y esperó el momento perfecto. El Juez Garzón organizó un curso sobre víctimas de terrorismo en el Escorial e invitó a muchos tibetanos que habían sido torturados. “Justo en medio de estas jornadas”, relata Elías, “ nos fuimos todos a la Audiencia Nacional y las mismas víctimas presentaron la denuncia personalmente”.

Cuenta que lo más difícil fue conseguir los testigos, pues mucha gente es anciana y es difícil hacer que vengan a testificar. Por un lado, porque es muy costoso y caro; y por otro, porque las víctimas todavía tienen miedo de acudir a un tribunal. “Para ellos el concepto de ir a al juzgado es palizas y torturas, algunos incluso estando aquí no se atrevieron a testificar… pero para los que lo hicieron fue una liberación emocional brutal, dijeron que había sido el día más feliz de su vida, eso también es justicia, que puedan contar la verdad”, afirma el profesor, contento.

Se levanta y señala un calendario con unas fotos en blanco y negro. Un hombre bastante anciano y con ropa de monje posa en una de las páginas. “Éste”, dice Elías señalándole, “es uno de los testigos, estuvo 35 años en una cárcel torturado y es uno de los pocos supervivientes… tu hablas con él y te cuenta todo lo que ha visto y dices, madre mía, no se habla de holocausto pero se podría, porque se trata de auténticas salvajadas”

elias004bcopia

Ha pedido ayuda a abogados de todo el mundo para que lleven la causa a sus tribunales y poder hacer presión, pero nadie se ha decidido a hacerlo. China es un rival demasiado poderoso y hacerle frente un trabajo demasiado considerable que requiere tiempo y dinero. Le fastidia que justo cuando el derecho internacional de los derechos humanos funciona, “los políticos lo cortan” y luego lo desacreditan y dicen que no sirve para nada. “ Si no es efectivo”; se queja, “ que dejen que hagamos nuestro trabajo, y veremos si sirve o no sirve”.

Además, recuerda que el Estado no ha pagado nada del juicio, que todo el dinero ha salido de su bolsillo y que España solo ha puesto “a un juez dos horas cada año ”; así que lo económico no puede ser una excusa. Enfatiza que desde la II Guerra Mundial todos los países se comprometieron a perseguir los crímenes internacionales y que si no se quiere hacer, debería de decirse alto y claro. “Es una decisión política, que España se salga de todas las convenciones si no quiere cumplir con la justicia universal, pero que no hagan una reforma interna aniquilando este principio y luego vayan por ahí afirmando en la ONU que somos grandes defensores de Derechos Humanos… “, afirma enfadado.

Él ya no puede abandonar el barco. Conoce los rostros de la injusticia que han depositado en él sus única esperanza. Ahora, el Tribunal Constitucional ha admitido el recurso de amparo que presentó junto con su equipo para intentar reabrir de nuevo la causa. Así que “esto aún no ha acabado” y si hace falta, terminará en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Desde Cocentaina contra China, pasando por el Tíbet.

Casi todas las cosas buenas que suceden en el mundo, nacen de una actitud de aprecio por lo demás (Dalai Lama)

elias001-copia

Cronología

1998: Elías realiza su primer viaje al Norte de la India y descubre la cuestión tibetana, cuyo gobierno en el exilio se encuentra en esta zona (Dharamsala)

2002: Elías lee su tesis de doctorado después de años de investigación e inicia su reconversión en una querella con el apoyo del Comité de Ayuda al Tibet

2005: Se presenta una querella ante la Audiencia Nacional en la que se acusa a 5 dirigentes chinos entre 1972 y 2005 de cometer crímenes de genocidio, tortura y lesa humanidad

2006: Después de una primera negativa, se admite oficialmente a trámite

2008: Se presenta una nueva querella por la represión en Tíbet antes de los Juegos Olímpicos de Pekín en la que se identifica a 7 miembros del gobierno chino de ese momento como genocidas, incluidos el Ministro de Defensa y el de Seguridad

2009: Primera reforma de la Justicia Universal y archivo de la segunda querella

2013: Después de 3 negativas, la Audiencia Nacional decreta órdenes de arresto internacional de los 5 dirigentes chinos imputados en la primera querella, ante su negativa de acudir a declarar por cargos de genocidio. Posteriormente, una delegación china acude al Congreso a una reunión sin acta y 15 días más tarde el Partido Popular cambia la ley en solitario

2015: El pleno de la sala de lo Penal del Tribunal Supremo entierra definitivamente y por unanimidad las investigaciones abiertas en la Audiencia Nacional sobre el genocidio en el Tíbet

2015: Se presenta un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional por la posible inconstitucionalidad de la reforma de la Justicia Universal, con la esperanza de que pueda reabrir el caso

2017: El Tribunal Constitucional acepta el  recurso de amparo a trámite

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s